Destacadas

Ahora sí, a ponerse a trabajar

Con la renuncia de Pedro Chávarry a la Fiscalía de la Nación y la designación de Zoraida Ávalos como interina en el cargo, deberían volver a su cauce normal las labores del Ministerio Público y las investigaciones emblemáticas que actualmente tiene a su cargo.

La doctora Ávalos ha dispuesto declarar en emergencia el Ministerio Público, respaldará a los equipos que tienen a su cargo las investigaciones en el caso Lava Jato y Cuellos Blancos, pero también ha cuestionado el proyecto de ley presentado por el presidente Vizcarra señalando claramente que violaba la estructura constitucional del Ministerio Público.

De esta manera, la flamante fiscal de la Nación intenta poner las cosas en su sitio. Esperemos que las circunstancias le permitan hacer realidad sus propósitos y podamos contar con un Ministerio Público capaz de resolver sus problemas sin injerencias externas.

En este estado de cosas, considero que ya es tiempo que el Ejecutivo deje de mirar la paja en el ojo ajeno, pues durante su gestión el Congreso y recientemente el Ministerio Público han sido los caballitos de batalla que le han permitido consolidarse en el espectro político nacional. Estrategia que le ha otorgado los resultados que esperaba. Sin embargo, es hora que empiece a presentar resultados concretos respecto a los problemas que le corresponde resolver.

Si bien es cierto que los temas que dieron lugar al referéndum celebrado el año pasado y la crisis institucional del Ministerio Público son de mucha importancia, estoy seguro de que no son precisamente la prioridad para la gran mayoría de peruanos. Es más, si hacemos un listado de los principales problemas del país (inseguridad, pobreza, deficientes servicios de salud y educación, lenta reconstrucción de zonas afectadas por desastres naturales, etc.), veremos que casi en su totalidad se trata de asuntos que deben ser atendidos por los ministerios que conforman el Poder Ejecutivo.

El señor Presidente de la República terminaría de consolidar su liderazgo político y se presentaría como el estadista que el país necesita, si de una vez por todas también mira hacia dentro de su gestión y actúa ante sus ministros con la misma celeridad y energía que ha demostrado para cuestionar al Congreso de la República y al Ministerio Público. Claro, también tiene la opción de buscar otros asuntos delicados que le permitan seguir dirigiendo la mirada de la opinión pública hacia otros lugares… En sus manos está la decisión.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *