Destacadas

Hay un contubernio entre Odebrecht y la Fiscalía

¿Cuál fue el error del Ministerio Público frente a las investigaciones del caso Odebrecht?

El Ministerio Público no actuó, su posición fue muy negligente y las pruebas son muy claras. Cuando [Jorge Simoes] Barata estaba en el Perú, y ya se conocía el caso Lava Jato, ellos debieron solicitar prisión preventiva, pero le permitieron la salida cuando el proceso ya estaba en giro y había denuncias contra ellos. Es más, el escándalo había estallado internacionalmente. Esa actitud negligente fue grave. En segundo lugar, se entabla el primer preacuerdo con Odebrecht, como el de ahora. Incluso el que tenemos es una correlación de lo que antes se estaba haciendo. Como tercer aspecto, la unidad de inteligencia financiera, el 15 de enero de 2017, revela que la Fiscalía había descongelado las cuentas de Odebrecht con la finalidad de firmar el acuerdo. Hay pues varios elementos que llevan a pensar en una negligencia o un mal trabajo frente al caso de parte del fiscal Pablo Sánchez y Hamilton Castro. Además, Barata tenía bienes en el Perú que inicialmente fueron embargados y finalmente levantaron el embargo. Esa actitud es sumamente sospechosa.

–¿Cree que con ese actuar de la Fiscalía se buscaba proteger a alguien?

Eso es precisamente lo que debe investigarse. La cosa es muy clara, son cuatro factores gruesos que no son cualquier cosa. El descongelamiento de las cuentas de Odebrecht es grave porque cuando uno tiene una deuda, lo primero que se hace es embargar sus bienes. Se calcula que, en ese entonces, la constructora tenía cerca de 100 millones de dólares que inmediatamente podían ser recabados por el Estado peruano. Odebrecht nos estaba utilizando como plataforma financiera, lo mismo que van a hacer a la fecha. Esto es grave porque Odebrecht le debe a medio mundo. Todo el dinero que sacaban de Perú lo utilizaban para pagar sus deudas en Panamá, República Dominicana, Estados Unidos…

–¿Odebrecht se está burlando del Perú?

No se está burlando pero definitivamente hay un contubernio en la propia actuación del Ministerio Público, es necesario investigar esto porque alguien de la Fiscalía ha estado digitando –desde adentro– este asunto. Barata tuvo que conversar con alguien. No puedo decir que Barata huyó del país porque en el fondo esto fue cuestionado por el propio Ministerio Público. Mauricio Cruz, representante de Odebrecht en Perú, en la sesión de la Comisión Lava Jato, revela que la constructora estaba en una situación económicamente complicada y la única posibilidad de devolverle el dinero a Perú era que nosotros le continuáramos dando obras. Estamos hablando del 17 de febrero de 2017, ya pasaron dos años. Hoy se repite eso, quiere firmarse ese acuerdo.

–Pero recién el 10 de diciembre de 2018 Odebrecht se declara en ‘default’ y aun así se hace este preacuerdo que lo beneficiaría y ayudaría a pagar sus deudas.

Eso ya lo sabíamos, solo que en el 2017 Odebrecht tenía un fondo que era mucho menor a las deudas que tenían. En el caso de la deuda con el gobierno peruano no podía haber trabajado y recuperado dos mil o tres mil millones de dólares porque para ese entonces habría tenido por lo menos unos cinco mil millones, pero nunca se llegó a establecer eso. Pero lo que sí establecimos es que con la hidroeléctrica de Chaglla y dos concesiones –Olmos y Chavimochic– sumaban dos mil millones de dólares que tendríamos para recuperar, y de nuevo el Ministerio Público no actuó.

En ese entonces se hablaba de 600 millones de dólares de manera inmediata, cuando estaban Katherine Ampuero y Julia Príncipe como procuradoras. Posteriormente eso iba a ir creciendo. Pero si con esas concesiones se iba a llegar a dos mil millones de dólares, se iba a superar enormemente la deuda que tenían con nosotros. Ahora es muy probable que Odebrecht ya no tenga ninguna propiedad sustantiva en el Perú. Ese es el tema de fondo, nosotros hemos podido recuperar rápidamente la reparación civil pero no hicieron nada. OAS también vendió la Línea Amarilla a 1,500 millones de dólares y a Perú le pagó 500 millones. Son altamente rentables las obras y proyectos que ellos han hecho acá, por eso quieren mantenerse y vamos a seguir en lo mismo.

–¿Quién es el responsable de que no se haya actuado de manera inmediata?

Acá hay responsables. El Ministerio Público en su momento con Pablo Sánchez y Hamilton Castro y también los nuevos fiscales porque no actuaron rápidamente. Hay una situación bastante oscura. Los procuradores públicos, el Estado mismo. El Ministerio de Justicia, que es el que nombra a los procuradores. El presidente de la República que además nombra al ministro de Justicia. Los 600 millones de dólares era un cálculo establecido de manera inicial que se pudo ajustar hacia arriba o hacia abajo, pero ¿por qué no tomaron las precauciones en ese momento y muy el contrario dejaron que Odebrecht se vaya con todos sus bienes? Yo no sé por qué la Fiscalía los quiere dejar vivos.

–Es difícil que se levante…

Sí, Odebrecht es muy difícil que se levante porque cuando una empresa cae es como una licuadora que termina devorando lo que cae. Y para recuperar la reparación civil nosotros tenemos que darle obras, eso es lo peor. Son muy pocos los casos en los que en estos salvatajes terminan levantado la empresa; al contrario, ellos van a terminar pidiendo prórrogas y más obras.

–¿Por qué han decrecido los montos que se establecieron inicialmente? El presidente de la República dijo que la mitad de la venta de Chaglla iba a ser destinada a la reparación civil.

Baja porque comienzan a aplicar una serie de ventajas que le favorecían al contratista con la Ley Nº 30737, que fue hecha a la medida de las constructoras. Nosotros lo sabíamos, porque como dije, cuando vino Mauricio Cruz a la Comisión Lava Jato reveló todo, y después se dio cuenta que con el Congreso no se podía jugar y comenzó a presionar por otros lados. Hay grandes empresas y medios de comunicación involucrados. Hay un arreglo pernicioso para el país.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *