septiembre 16, 2021

Dióxido de cloro: ¿cómo llegó el tema de la supuesta cura milagrosa a la Comisión de Salud?

Minutos antes de la presentación de Andreas Ludwig Kalcker, la convocatoria fue cancelada. Especialistas advierten de los riesgos del consumo de sustancias sin respaldo científico

De blanqueador y desinfectante industrial a cura milagrosa. El dióxido de cloro es una solución química que desde hace algunos años se vende en el mercado informal como “Solución Mineral Milagrosa (SMM)” para enfermedades tan variadas como el acné, el cáncer o el VIH/SIDA. Con la llegada del COVID-19, los vendedores de este producto sin licencia han encontrado un nuevo nicho de mercado y lo anuncian como alternativa para el nuevo coronavirus. Aunque la comunidad científica rechaza este supuesto remedio, el tema estuvo propuesto hoy en la Comisión de Salud del Congreso.

La agenda de la 11° sesión del grupo de trabajo tenía programada para las 11 de la mañana la “presentación del biofísico alemán Andreas Ludwig Kalcker, creador de la fórmula magistral CDS dióxido de cloro” para tratar el tema “investigaciones de tratamiento frente al Covid-19”. Minutos antes del inicio de la sesión, la convocatoria fue cancelada, según anunció el congresista Omar Merino (APP), presidente de dicha comisión.Agenda de la Comisión de Salud y Población.Agenda de la Comisión de Salud y Población.

“No lo convocamos como Comisión de Salud y Población. Es un malentendido. La congresista [Yessy] Fabián Díaz hizo el pedido para invitar al señor. Cada miembro puede invitar a diferentes autoridades o personalidades”.

La primera mención del alemán en el grupo de trabajo fue realizada por la parlamentaria Fabián (Acción Popular) el día 14 de julio. “Hay un biofísico de Suiza [sic], Andreas Ludwig Kalcker, quien indica que tuvo ensayos químicos multicéntricos en cuanto al tratamiento del COVID con el dióxido de cloro. Yo quiero invitarlo a vuestra comisión para que pueda exponer el trabajo que viene realizando”, dijo en la sesión virtual de esa fecha. La invitación formal fue presentada tres días después, el 17 de julio, a través del oficio N° 266-2020-YNFD-CR.Invitación de la congresista Yessy Fabián.Invitación de la congresista Yessy Fabián.

Según Merino, el fin de semana la llamó personalmente para explicarle que “no podíamos aceptar” la invitación. Sin embargo, el sábado 18, él mismo firmó el oficio N°398-2020-2021-CSP/CR dirigido a Ludwig Kalcker, en el cual se solicitaba su exposición a través del programa Microsoft Teams.

Al respecto, el congresista dice que esto era parte del procedimiento establecido. “Todo pedido sigue un trámite correspondiente y en la misma sesión se manifiesta si se accede o no al pedido. Si hay un debate, se lleva a votación en la sesión. En este caso, cuando ratifiqué que no se iba a aceptar la presencia de este señor no hubo debate, así que pasamos al siguiente tema”, agregó.

De acuerdo con Merino, su oposición personal se debe a que el dióxido de cloro no está probado científicamente, no tiene autorización del Ministerio de Salud (Minsa) ni de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Como médico no podemos estar experimentando en nuestros pacientes, tenemos que tener cuidado en este respecto, con estos tratamientos caseros. De igual manera, hay que ser respetuoso de cualquier pedido”, agregó.

Este Diario llamó en reiteradas oportunidades a la congresista Fabián, pero no recibimos respuesta. Otto Guibovich, vocero de la bancada Acción Popular, precisó que la invitación de la congresista se realizó a título personal y no forma parte de una iniciativa de bancada. “Con tanta incertidumbre comienzan a aparecer supuestas fórmulas mágicas y hay que tener cuidado, pero no es descabellado buscar la explicación. Lo prudente, y es lo que pasó, es descartar la invitación si la comunidad científica ya habló”, agregó.

¿Qué pasa con el dióxido de cloro?

No es la primera vez que se habla de esta sustancia como supuesta cura para enfermedades. Ya desde noviembre del año pasado, cuando el coronavirus aún no había aparecido, la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Minsa lanzó una alerta para advertir a la ciudadanía sobre los riesgos consumir productos con clorito de sodio o dióxido de sodio, cuyos nombres comerciales son  “Miracle Mineral Solution” “MMS”, “MMS Clorito De Sodio”, “solución de dióxido de cloro”, “CDS”, “CDS Dióxido De Cloro” y otros (ninguno cuenta con registro sanitario).

Este tipo de productos son comercializados por internet generalmente como un kit que incluye 1 frasco que contiene clorito de sodio en agua destilada y 1 frasco activador que contiene ácido cítrico en solución (la mezcla de ambos produce dióxido de cloro) o como frascos con una solución ya preparada.

El ingeniero químico Jorge Loayza, docente de la Facultad de Química e Ingeniería Química de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, explica que el dióxido de sodio es un gas tóxico de color amarillo a rojo que se utiliza como desinfectante en el tratamiento de aguas y “en la limpieza en lugares con carga importante de bacterias, virus y esporas, entre otros”. En diálogo con este Diario, precisó que, cuando se presenta como gas es tóxico, pero también se utiliza burbujeándolo en agua. Su consumo puede resultar contraproducente, reiteró.

Para el médico Ciro Maguiña, docente de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, lo más peligroso de este tipo de sustancias que no han sido probadas por estudios científicos es que no se conocen los efectos adversos en la salud de las personas.

Cuando uno lo compara con la ivermectiva o hidroxicloroquina, que son medicamentos que tienen ensayos in vivo e in vitro, se sabe la toxicidad. En cambio, este producto no tiene ninguna data sólida de una investigación científica. Yo creo en la medicina alternativa, tradicional y complementaria, pero hay que tener cuidado con los efectos adversos. Es necesario advertir que no ha sido probado por ningún comité especializado”, enfatiza.

A nivel internacional, agencias reguladoras de vigilancia sanitaria de países como Estados Unidos, Canadá, España, Francia, Brasil, Colombia y Chile también han advertido los graves riesgos de su consumo. En el 2019, un comunicado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), explicaba que habían recibido reportes de personas que presentaron vómito intenso, diarrea severa, presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos.

Bono Electricidad
SAT PIURA