septiembre 24, 2020

Escultura de María, bendecida por Juan Pablo II, emerge de un río 10 años después

La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe se la llevó el huracán Alex y la ha devuelto el huracán Hanna

Durante los últimos días del mes de julio, Monterrey, ciudad del noreste de México, ha sido azotada por los remanentes del huracán Hanna, que llegó a la región en forma de depresión tropical. Entre lluvias torrenciales, inundaciones, daños en infraestructuras y varios fallecimientos, surgió una señal de esperanza: una escultura de 12 metros de Nuestra Señora de Guadalupe, que fue bendecida por san Juan Pablo II, emergió del lecho del río Santa Catarina después de 10 años enterrada bajo lodo y piedras.

Buenos días, desde el lecho del Río Santa Catarina, en Monterrey, con un mensaje de consuelo, fortaleza y esperanza para todo México, justo cuando más lo necesitamos. Imagen reaparece después de que fue sepultada por el huracán Alex, hace 10 años pic.twitter.com/eU4vAOhuSg.

La estatua fue creada en 1990 y erigida acompañada de una cruz aún más alta junto al altar donde Juan Pablo II celebró una misa al aire libre para una multitud que se extendía hasta donde alcanzaba la vista, el 10 de mayo, el Día de la Madre. El Pontífice bendijo la estatua, que permaneció en ese lugar durante 20 años para conmemorar la visita papal.

Entonces, el 30 de junio de 2010, el huracán Alex golpeó Monterrey. La tormenta vino acompañada de un aguacero constante que dejó más de medio metro de agua en la ciudad en menos de dos días. Las consecuencias fueron devastadoras. El río Santa Catarina, que fluye a través del centro del área metropolitana, se desbordó, destruyó puentes fundamentales y cambió permanentemente aspectos del paisaje y la infraestructura. Murieron al menos 15 personas y, junto con los puentes y carreteras, el agua se llevó también la querida escultura de Nuestra Señora de Guadalupe.

Cuando fue posible, representantes de la iglesia local buscaron la imagen, pero encontraron que estaba enterrada bajo unos dos metros de rocas y lodo. Eso, sumado al tamaño y el peso (10 toneladas) de la escultura, hacía de su recuperación algo irrealizable. De modo que se elaboró una réplica y se colocó aproximadamente en el mismo lugar.

Casi exactamente 10 años después, a finales de julio de este año, los restos del huracán Hanna azotaron la ciudad en forma de depresión tropical, trayendo una vez más lluvias torrenciales e inundaciones. Aunque menos destructiva que Alex, Hanna causó también al menos 3 muertes y daños localizados en infraestructuras, según informes de los medios locales. Sin embargo, la elevación del agua y las fuertes corrientes del río Santa Catarina también destaparon el rostro de la escultura de Nuestra Señora de Guadalupe, que fue descubierta después de la tormenta, el 27 de julio, por un trabajador de la construcción que buscaba chatarra en el lecho del río, según informa El Universal.

“Aquí he estado, lo que pasa es que no me podían ver, pero nunca, me he ido”. pic.twitter.com/6Mn0fNEMnJ

El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera, describió el acontecimiento como “un signo muy especial para los católicos, el cual nos llena de esperanza en un futuro mejor”, según publica la revista de la archidiócesis, Pastoral Siglo XXI. De inmediato se iniciaron las obras para destapar el resto de la imagen.

En el lecho del Río Santa Catarina, a los pies de la Imagen de la Virgen de Guadalupe, en proceso de ser rescatada y liberada de las aguas y de los escombros. 

Los fieles, incluyendo los obispos auxiliares de la archidiócesis de Monterrey, empezaron a visitar la imagen. Durante un breve periodo de tiempo, la imagen se conoció popularmente como “la Virgen del Río”.

Una vuelta de las lluvias causaron un ligero revés que volvió a cubrir la imagen parcialmente con rocas transportadas por el río pero, a primera hora de la mañana del 6 de agosto, la imagen fue extraída y llevada para su restauración.

El destino de la escultura recobrada fue objeto de cierto debate público y privado, pero se decidió que, después de ser restaurada, la imagen debería regresar a su ubicación original junto al río, en el lugar donde Juan Pablo II celebró la misa para la multitud. La réplica que había estado en su lugar durante 10 años será ubicada en el terreno de una parroquia dedicada a María, Reina de México.

En el minuto 3:31 de este reportaje sobre el redescubrimiento de la imagen, puede verse la escultura de Nuestra Señora de Guadalupe junto a la cruz y el altar donde Juan Pablo II celebró misa.

Apostolado de Cristo
La Sagrada Familia
www.tvopiura.com