septiembre 16, 2021

Esta es la visión de los exministros de Salud para enfrentar la nueva etapa de la pandemia

Ayer, el presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció la prolongación del estado de emergencia nacional debido al nuevo coronavirus, con ciertas modificaciones. Un día antes, este Diario conversó con dos exministros de Salud para recoger su opinión sobre el eventual levantamiento de la cuarentena. Ello en una coyuntura en que las cifras de contagio continúan elevándose y cada vez más personas salen a las calles, a pesar de las restricciones. Estas son sus opiniones.

Cuarentena focalizada

El exministro Carlos Vallejos señaló estar de acuerdo con que se levante la cuarentena, pero agregó que debe hacerse de manera diferenciada, teniendo en cuenta un mapa sobre la incidencia de contagios en el país.

Precisó que en los lugares en donde son pocos los contagios, se debe levantar esta medida pero bajo ciertas restricciones como el mantenimiento de las medidas sanitarias del distanciamiento social, el uso de mascarillas, entre otras. Ello porque al salir la gente a la calle, se incrementa el riesgo de que se contagie, sobre todo, de aquellas personas infectadas que no tienen síntomas. Mientras, en las zonas con un elevado número de contagios, añadió que se debe reforzar el trabajo con campañas de educación y la realización de más pruebas de descarte para detectar a más infectados y aislarlos.

Indicó que, después de la larga cuarentena que acata el país, han confluido tres factores: el problema de salud [por los contagios], el problema económico y el problema emocional de las personas por estar tanto tiempo confinadas, lo que conlleva a que sea una decisión delicada la que tome el presidente Martín Vizcarra.

Señaló que es importante que las personas vuelvan a trabajar y que para ello, sus empleadores deben brindarles las facilidades y los materiales de seguridad para protegerlos del virus.

Flexibilización de algunas medidas

Por su parte, el exministro Fernando Carbone indicó que más que un levantamiento de la cuarentena, él se inclinaba por la flexibilización de algunas medidas sanitarias vigentes. Esto en las zonas cuyas curvas de contagio han descendido. Por ejemplo, sostuvo que, así como los niños realizan paseos cortos, también ahora lo podrían hacer los adultos por las inmediaciones de sus viviendas y en espacios abiertos como parques, en donde se garantice el distanciamiento social. Otra medida que se puede “probar”- añadió- es la reactivación de algunas actividades económicas, siguiendo el ejemplo de la venta de comida por delivery. Entre estas actividades, mencionó el comercio de productos por internet y la entrega a domicilio, así como el funcionamiento de talleres del rubro textil con un personal mínimo.

Indicó que todas las medidas que se instauren deben estar sujetas a una evaluación y en función a los resultados que se obtenga, se pueden modificar, ampliar o, en todo caso, eliminar.

Anotó que en los lugares más golpeados por la pandemia, se deben extremar las medidas sanitarias.

Subrayó que, en todo el país, deben continuar las medidas sanitarias “duras” como el aislamiento social, la restricción de reuniones y el tránsito, entre otras.

Explicó que no se puede realizar una cuarentena focalizada, con el levantamiento total de las restricciones en las zonas con pocos contagios y el endurecimiento en las demás. Puso como ejemplo Lima, en donde así como hay distritos con curvas de contagio ascendente, también hay distritos con curvas descendentes, y muchos de estos distritos son colindantes. Permitir el libre tránsito, sostuvo, conllevaría a que las personas de las zonas contagiadas infecten a las demás, pues muchos trabajan en lugares distintos a en donde viven.