junio 14, 2021

¡Eureka! Échale tierra y tápalo…

Cuando la corrupción nos asfixia y, a pesar de eso, el gobierno desató un festival de endeudamiento público cuyo destino y resultado no son visibles ni en éxitos y menos en beneficios públicos.
www.cuy.pe
www,cuy.pe
Pedidos X Mayor y Menor
WhatsApp: 943633888
100% Garantizado. Celular 943633888

Por: Marcos Ibazeta Marino

Cuando las denuncias sobre compras hechas por el Estado en plena crisis, con sobrevaloraciones inaceptables como en el caso de las pruebas rápidas y también de las moleculares, se acrecientan desde diferentes sectores de opinión.
Cuando los mismos ex voceros cuasi oficiales del gobierno dicen ahora que éste cometió demasiados errores aplicando recetas para países desarrollados y sin planes integrales.

Cuando la realidad nos demuestra que, por no tener pruebas confiables, ni camas UCI suficientes, no asegurada la provisión de oxígeno a sabiendas que el virus atacaba fundamentalmente los pulmones, nuestros muertos se multiplicaron en progresión geométrica desbordando las cifras oficiales en un simple cuadro comparativo de muertes entre estos meses y los mismos meses del año pasado.

Cuando queda demostrado que el gobierno central jamás tuvo una adecuada interacción con gobiernos regionales y locales a los que entregó dinero, pero no planes, generando una desbocada corrupción con la subsecuente desatención de la población que ahora, para no morirse de hambre está tomando las calles obligando al gobierno a acelerar “la nueva normalidad” y a los alcaldes y gobernadores a adoptar medidas transitorias de ordenamiento ambulatorio que no solucionarán nada sino que acrecentarán el problema por la gran masa de desocupados que se empezará a movilizar.

Cuando la corrupción nos asfixia y, a pesar de eso, el gobierno desató un festival de endeudamiento público cuyo destino y resultado no son visibles ni en éxitos y menos en beneficios públicos.

Cuando la pobreza se multiplica y la crisis económica se agrava dejando, solo en Lima, más de dos millones de puestos de trabajo perdidos, el gobierno ejecuta el famoso plan “Reactiva”, pero para beneficiar con las dos terceras partes de los fondos públicos afectados, a las grandes empresas y grupos económicos, muchos de ellos vinculados al escándalo de Odebrecht, así como para salvar de la quiebra a los conglomerados mediáticos adictos al régimen, los cuales, por el favorcito recibido acrecentarán su incondicionalidad al gobierno y la libertad de expresión y crítica se irán por la ventana para no volver por mucho tiempo; dejando un miserable tercio para empresas más pequeñas y el retazo para los sectores emergentes. Aquí si la SBS no protestó por el mal uso del sistema bancario para la colocación de estos recursos poniendo en riesgo el dinero de todos los peruanos.

Cuando escuchábamos protestar al alcalde de Lima por la carencia de información desde el gobierno y ahora, con el alcalde de La Victoria, nos enteramos que la comunicación del gobierno era contradictoria y vacía, no podemos ya negar que durante esta pandemia hemos tenido desgobierno absoluto.

Sin embargo, el gobierno necesita que nos olvidemos de todo esto y requería de una noticia impactante. El presidente viajó a Piura a decir que los problemas del norte vienen de antes como el gran descubridor de la incapacidad de los sucesivos gobiernos incluido el suyo y, declarando implícitamente su incompetencia, anunció con bombos y platillos que de los problemas del norte se encargaría el gobierno inglés generando un millón de puestos de trabajo.

¿Cuáles serán las condiciones y de dónde saldrá el dinero a invertir en planes que nadie conoce? Mientras, en las demás zonas del país, la gente no tiene trabajo y no hay inversiones, salvo para exaltar en documentales las figuras de la ultraizquierda, símbolos de los movimientos más radicales que tanto daño hicieron al país.